La voz del corazón, ¿hablando desde más abajo?

Escrito por Sheyla Lageyre

reggaetonUn tubazo, un tubazo, mami dime si tú quieres un tubazo… ¿Qué composición es esa? ¿Qué fémina se sentiría halagada con una expresión tan vulgar? ¿Qué ha sucedido con la calidad musical de estos tiempos?

Estas y muchas otras preguntas afloran a la palestra pública cuando se escuchan letras con este mismo formato en la música, que hoy en día, está en la cima de los gustos juveniles.

Un tema, que aunque bastante abordado ya, hace que mi abuela aún lance improperios al cielo y asevere que la juventud está perdida. Ella, que recuerda a César Portillo de la Luz, a José Antonio Méndez y a Lino Borges, no comprende cómo una muchacha puede llegar a sentirse acomplejada “si no fuma”, “si no toma” y “si no se la da”.

Esto nos demuestra hasta donde ha descendido la moral gracias al “famoso” reggaeton que para su composición no necesita más que una computadora con un único background y alguien que -aunque no sepa articular correctamente palabra alguna- pueda rimar limón con camión.

Aunque somos conscientes de que los tiempos cambian y que las actitudes de las generaciones se circunscriben a las condiciones que les toca vivir, no podemos perder de vista los tan evocados valores, que no solo corresponden al entorno familiar, sino también a lo que consumimos a nivel comunicacional. Y en esta lucha por la reconquista de las buenas costumbres, la música como uno de los productos más recepcionados, es un arma de gran valía porque mediante ella no solo se transmite un mensaje casi siempre eficaz, sino que se establece una conducta. Observemos cómo visten los jóvenes y a qué cánones obedecen. Es simple: a las ropas del Príncipe y a los peinados de Osmani García.

La crítica no es para que desaparezca el género, sino para moderar el contenido de sus canciones, para que las mujeres dejen de ser simples símbolos sexuales y las letras dejen de enunciar tan impúdicamente el acto más íntimo de la pareja.

Abogamos por una vuelta al romanticismo, por un poco más de poesía, por un ápice de amor al componer. Aspiramos a que la música escale un poco más en la anatomía humana, que deje de viajar hacia el sur del ombligo y vuelva a convertirse en la voz del corazón.

3 Comentarios

  1. creo que es cierto lo que dices en cuanto a la letra, es verdad un poco brusca, pero no vamos a echarle la culpa al reggaeton del degrado de esta sociedad y mucho menos de la juventud, en Cuba escasean ciertos valores y no es gracias a dicho género musical, pues si fuera asi en el mundo más de una sociedad estuviese perdida porque el el reaggaton es universal y en América aun más , además de que las letras de géneros como el rap y el rock no son para nada amenas y también proliferan mucho, la música romántica está para quien quiera escuchar como el título del último disco de Ricky Martin, en Cuba siguen los boleros, las baladas , la trova, en fin, canciones hermosas llenas de poesía como las de Mauricio Figueiral y Waldo Mendoza y muchos más para el que guste de un género más romántico, yo creo que la música es como el menú, debe ser variado sin discriminación de un género u otro.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*