“Y salió Donald Trump”

trump_y-promesas-electoralesJusto como yo lo había previsto hace meses, y los que me conocen en persona no me dejarán mentir, ha ganado Donald Trump.
Las razones que yo daba en aquella época eran las mismas que recalco ahora. Lejos de cualquier Teoría de la Conspiración, que entre otras muchas cosas dice que los partidos Republicano y Demócrata tienen un convenio de repartirse 8 años para cada uno, yo me basaba en otro argumento muy diferente.
Como algunos de uds saben, de vez en cuando me gusta ver Nuestra Belleza Latina. Es el único Reallity Show que tolero, y lo hago por los consejos sobre maquillaje. Soy una chica, no me juzguen. También lo hago para reírme de la superficialidad ajena y los disparates de (in)cultura general que se escuchan.
Pues bien, viendo ese tipo de shows me di cuenta de algo: la candidata más ignorante, la que forma peores escándalos, se pelea constantemente y por tanto, se “roba” el show, es la que se queda hasta el final. Es parte de una estrategia para ganar público, y funciona. ¿Por qué funciona? Porque la gente está aburrida. El espectáculo, que debe durar 12 galas y muchas otras emisiones más, llegaría a aburrir sin ese tipo de chanchullos.
Yo comparé las elecciones norteamericanas con la Belleza Latina y tuve razón. Partí de la base de que el público, aunque no sea necesariamente el mismo, está condicionado por las mismas cosas.
Es una sociedad donde se  enseña (porque acá en Cuba no siempre escapamos de eso) el valor de la “sinceridad”, pero no la verdadera sinceridad, sino una vulgar, sin ningún decoro ni consideración por el otro, sin diplomacia ni educación. Se nos enseña que “ser uno mismo” significa solo interesarse por uno mismo. Nuestras opiniones, nuestro modo de pensar, nuestra individualidad.
Y en eso, tanto las chicas más escandalosas de la NBL como Donald Trump, tienen el 1. Son muy “sinceros”.
Si yo fuera estadounidense (me niego a llamarlos norteamericanos, que en esta parte del continente vive más gente), ciertamente no hubiese votado por un señor evidentemente misógino, racista y xenopfóbico, pero el caso es que no lo soy, y el caso es que tampoco es tan sencillo. Él proponía cosas que SOLO LOS QUE VIVEN ALLÁ pueden entender, y pretendía (aunque nunca dejó muy claro cómo) resolver ciertos problemas que solo los estadounidenses viven en carne propia.
Y por tanto, juzgarse y esperar los resultados es problema estrictamente de ellos.
Solo espero que lamentarnos, no sea problema de todos.
Escrito por María Chávez

2 Comments

  1. En realidad las eleccion es de los Estados Unidos le importa tanto a los estadounidenses como a los foraneos, porque ellos son los dueños del mundo …Es muy dificil pensar como un estadounidense, por lo tanto es mejor vacilar en silecio, porque hasta las opiniones nos pueden condenar .

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*